Emili Rousaud, que en la noche del jueves presentó la dimisión de su cargo como vicepresidente primero del Barcelona junto con cinco directivos más, aseguró este viernes que en el caso ‘Barçagate’ cree «sinceramente» que «alguien ha metido la mano en la caja».

Así lo comentó en unas declaraciones a RAC1. El ‘Barçagate’ se refiere a la presunta utilización de una empresa (I3 Ventures) para influir negativamente en el prestigio en las redes sociales de jugadores, exjugadores y parte del entorno del club sin conocimiento de parte de la directiva lo cual ha motivado una investigación de una empresa auditora.

«Sinceramente, creo que en este caso, alguien ha metido la mano en la caja«, dijo Rousaud, que desconoce a qué nivel se ha producido ni si el presidente Josep Maria Bartomeu lo sabía.

Rousaud recordó que el ‘Barçagate’ es un caso «sucio» y asegura que el precio de mercado de este tipo de servicios no puede superar los 100.000 euros.

«Que hayamos pagado un millón de euros quiere decir que alguien ha metido la mano en la caja. Se está pagando un sobreprecio, no sé quién ha sido, ni si el presidente lo sabía, ni de qué nivel forma parte, pero me parece claro», insistió.

El exvicepresidente explicó que el contrato con I3 Ventures se troceó en operaciones inferiores a los 200.000 euros para que no tuviera que ser aprobado por la totalidad de la junta directiva.

Explicó que la auditoría encargada a PriceWaterhouseCoopers (PWC) tenía que discernir dos cuestiones: si era cierto que I3 Ventures tenía el encargo de desprestigiar por redes sociales y también si el precio pagado (un millón de euros, aproximadamente) es éste.

Lee también   Juanfran Moreno elogia la musculatura de Cristiano Ronaldo