El FC Barcelona puso en marcha el plan de emergencia, ante la negativa del Liverpool a ponerle un precio a Philippe Coutinho y negarse a negociar con el conjunto catalán. Las tres alternativas que se incluyen en el plan de emergencia culé, son jugadores de peso y aunque sus fichajes parecen complicados a estas alturas del mercado, no serían imposibles.

Thomas Lemar

Curiosamente el futbolista francés de 21 años de edad, es también el objetivo primordial del Liverpool para suceder a Philippe Coutinho, después de haber cerrado el fichaje de Naby Keita, del Leipzig. Lemar podría llegar a Barcelona a través del agente portugués Jorge Mendes, quien mantiene una excelente relación con la plana mayor del equipo del principado.

Paulo Dybala

Nuevamente el cuadro blaugrana retoma interés en el atacante argentino, la posibilidad de que Dybala llegue al Barcelona vuelve a tomar fuerza, ya que el conjunto italiano está interesado también en los servicios de André Gomes y Rafinha Alcántara, quienes parecen no contar para el estratega Ernesto Valverde y podrían ser utilizados en la operación, más una gran suma de euros que seguramente pedirá la Juventus.

Antoine Griezmann

El delantero francés, es probablemente el fichaje más complicado que intentaría el Barcelona, ya que su cláusula es de 200 millones de euros, además de que el Atlético de Madrid es considerado un club amigo por la entidad catalana y actualmente afronta la sanción impuesta por FIFA que le impide inscribir jugadores en su plantilla hasta enero de 2018. El hecho de que su nombre vuelva a sonar para reforzar al cuadro culé, obedece más a la desesperación del presidente Josep María Bartomeu y su directiva.

Lee también   Suárez reconoció el error del árbitro: "Es falta, porque Varane controla y le meto el pie"

Con los tres clubes y los respectivos entornos de los tres futbolistas, la directiva barcelonista ya inició contactos, con el objetivo de poder cerrar alguno de los tres fichajes antes de que se termine el mercado en el fútbol español el próximo viernes y un día antes en el resto de Europa.