El club blaugrana ha vuelto a ponerse en el ojo del huracán tras recibir una sanción por parte de la Comisión Disciplinaria de la FIFA, debido a infracciones cometidas al artículo 19 del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de jugadores.

La norma, que prohíbe transferencias internacionales de jugadores menores de 18 años, fue incumplida por el Barcelona en el periodo 2009-2013, al realizar al menos 10 fichajes en estas condiciones. Las FIFA presenta tres excepciones para poder incorporar a jugadores que cumplan con estas características, previo a una evaluación por parte de la Comisión del Estatuto del Jugador, las cuales no cumplió el club culé.

La sanción impuesta por el organismo rector del fútbol determina que el Barcelona y su filial no podrán realizar incorporaciones de jugadores durante los periodos de traspasos de junio 2014 y enero 2015, excluyendo a los jugadores que actualmente se encuentran en calidad de cedidos por parte del club catalán, además de tener que pagar una multa de 370,000 euros.

El fichaje de la promesa coreana Lee Seung Woo en 2011 desencadenó una investigación de la FIFA, tras una denuncia anónima presentada en abril del 2013, que a su vez derivó en un veto al jugador en torneos oficiales durante el mismo año.

A partir de ahí, la investigación descubrió las irregularidades cometidas durante los mandatos de Joan Laporta y Sandro Rosell, que implicaron también una sanción a la Federación Española (RFEF) por 410,000 euros debido a que sabía de los movimientos y no los sancionó; del mismo modo, una investigación se cierne también sobre el Real Madrid, el Atlético de Madrid y algunos otros clubes españoles, bajo sospecha de haber incurrido en los mismos actos.

Lee también   Klopp: ''Un empate no sería el peor resultado del mundo''

En los últimos meses el Barcelona se ha visto envuelto en una serie de polémicas que han provocado críticas hacia el club. La prohibición para realizar traspasos se añade a conflictos como los problemas fiscales que ha enfrentado Messi con Hacienda, a la investigación sobre el fichaje de Neymar y posterior dimisión del presidente Rosell y al desempeño que han tenido los culés bajo el mando del “Tata” Martino.

Ante esto, Josep Maria Bartomeu declaró lo siguiente: “Hemos notado que externamente se está intentando hacer daño al Barça en los últimos tiempos. Tenemos algunas evidencias que nos llevan a pensar que alguien quiere hacer daño al Barça (…) Estamos indignados, somos víctimas de una gran injusticia. La FIFA está castigando un modelo de 35 años, la esencia de nuestro club y que incluso la FIFA ha premiado”

El club ya anunció que presentará un recurso de apelación, solictando además la suspensión de la multa y la prohibición. En caso de que no prospere ante la FIFA, buscará apelar ante el TAS.

Con información de Marca y Sport.