Un Clásico que llegaba luego de 51 días de retraso ponía en expectativa las emociones que podía contener, sin embargo, un empate entre el Barcelona y Real Madrid era algo que nadie esperaba.

Foto vía Twitter @FCBarcelona_es

Los dos equipos llegaban igualados en punto, en el primer lugar de LaLiga y cantidad de Clásicos ganados, y así se terminaron yendo, con un empate sin goles (0-0), el primero desde el 2002, y con muy poco fútbol.

En el campo se vio a dos equipos totalmente diferentes, un conjunto culé que no fue aquel del toque constante, del peligro de Messi o de Suárez, vio cómo su rival lo tuvo a menos en todo el primer tiempo, aunque crearon tres ocasiones pero no claras de gol.

El equipo local se veía mermado, por alguna razón, sin su mediocampo carburando, pues Busquets no pudo ser de la partida; Rakitic no entró mucho en juego y la dupla por derecha de Semedo y Sergi Roberto que volvió a demostrar no ser opción de juego para su equipo, dejando a De Jong como el mejor de mitad de la cancha.

Foto vía Twitter @FCBarcelona_es

Por su parte, el Real Madrid empezó como mejor ritmo y siendo superior, pues terminó el primer tiempo con 10 remate, más de la mitad al arco y 10 tiros de esquina. Posicionando a la mayoría de sus jugadores en campo rival, ejerciendo presión alta y sin permitirle una salida cómoda a los blaugranas.

Con un Casemiro crecido cortando rápidamente a cada jugador del Barcelona que tenía la pelota; Valverde y Kroos manejando los tiempos y los pases de su equipo, conectando con Isco, Benzema y Bale que ponían a tope cada corazón azulgrana con sus jugadas de ataque, pero no lograban concretar las jugadas, en parte gracias a la labor de Ter-Stegen.

Lee también   Barcelona presentó su nuevo tercer uniforme

El ritmo, el poco que se vio en el primer tiempo, terminó por bajar para la segunda mitad, el Real Madrid quitó el pie del acelerador y permitió que su rival le generara algunas ocasiones, pero que no dejó de atacar y casi se lo lleva.

En la mitad del segundo tiempo el merengue hizo una jugada muy al estilo de su rival, un pase de Valverde colgado a la zona izquierda de área que Mendy, ingresando, tocó sutilmente al centro para que Bale solamente la empujara, pero el lateral francés estaba en fuera de lugar.

El partido terminó sin ritmo y con los dos equipos firmando el 0-0, por lo que llegan a la última fecha del año igualados con 36 puntos. El Barcelona se medirá ante el Alavés, mientras que el Real Madrid lo hará contra el Athletic Club.