Quizá el mejor periodista, analista o comentarista sobre el futbol internacional a nivel mundial sea Àxel Torres. A su corta edad se ha especializado como ningún otro colega suyo. Hace tiempo veía en una web española una entrevista que le hacían a propósito de la presentación de su primer libro 11 Ciudades, me llamó la atención una frase de Àxel, que servía de título a la entrevista “Perder es lo normal”, a partir de ahí se construye todo, se completa la frase del periodista.

Àxel nació en Catalunya pero decidió no ser hincha del equipo culé, club símbolo del catalanismo. Desde pequeño alentó al Sabadell, un pequeño club cerca de su casa que ha vivido la mayor parte de su vida en las divisiones inferiores de España. Quizá por ello Àxel Torres sigue tan de cerca las divisiones menores del futbol internacional, o a los equipos llamados “chicos” de dichas ligas, él dice sentirse identificado con ellos pues cree que el trato es más directo entre afición y jugadores.

“El futbol es como la música, hay que saber de rock y de clásica, adaptándose a la situación para saber cual emplear en cada momento”.

Perder es lo normal, me vino a la cabeza cuando el Barcelona cayó en Valladolid, o cuando lo hizo ante la Real Sociedad. Dos partidos consecutivos perdidos de visita, algo que no ocurría en algunos años, me parece que seis, la prensa no tardó en hacer una tormenta en un vaso de agua. Crisis, la palabra favorita de la prensa con los equipos grandes, lo mismo se dijo en aquella semana que el Barcelona perdió dos juegos en una misma semana.

Si bien el Barcelona nos acostumbró a ganar todos los partidos cada semana, o cada tres días, “perder es lo normal, a partir de ahí se construye todo”. Quizá el equipo culé cayó en una zona de confort que propició la relajación de algunos de sus jugadores, quizá es algo “normal” que tarde o temprano tenía que pasar. “Lo normal es equivocarse, lo normal es fallar”, dice el periodista de Radio Marca, pero en ocasiones se nos olvida que, precisamente, es normal.

“Perder es lo normal porque hay un contrario, y si hay un contrario significa que hay un enfrentamiento, y si hay un enfrentamiento significa que hay una dificultad, y si hay una dificultad lo normal es que te cueste. Entonces asumimos de entrada que a cualquier equipo le va a costar, nada asegura que vayas a ganar. Tan normal es ganar como perder y tenemos que aceptar que vamos a perder muchos partidos”.

Lee también   Por defender a aficionado, Jorge Jesus podría recibir sanción de 3 años

La prensa señala villanos, los aficionados señalan villanos, el mundo entero señala villanos, pero pocos conocen la trayectoria del Tata Martino, pocos recuerdan que hace un par de años se hablaba del “mejor equipo de la historia”. El Barcelona salió como víctima ante el City para disputar los octavos de final de la Champions League y en dos partidos demostró que no conoce la palabra crisis. No hay dude que hoy en día se exagera y malbarata la palabra en los medios de comunicación.

Un tuit de Nicolás Tapia decía: “cómo estarán de hambrientos los antibarcelonistas que a un equipo a cuatro puntos del líder y en cuartos de UCL (Champions League) le atribuyen una crisis”. Pensar en crisis es ver al Betis que virtualmente está descendido y no levanta después de tener una temporada aceptable el año pasado; o la crisis que tuvo el Villarreal cuando jugó Champions y descendió en un mismo año.

Este fin de semana, el Barcelona le metió siete goles al Osasuna, “perder es lo normal” habrán dicho los aficionados en Pamplona, “ganar es lo normal” pensarán en Barcelona. Ambos son aceptadas, mas no correctas. Lo cierto es que el Osasuna no es el Real Madrid ni el Camp Nou es el Santiago Bernabéu, por lo que la verdadera prueba de fuego será el domingo en la casa blanca, donde si bien no se definirá La Liga, será un juego decisivo.

Por cierto, Lionel Messi hizo un hat-trick para llegar a los 371 goles, pasó a Paulino Alcántara y se convirtió en el máximo goleador del Barcelona con sus escasos 26 años. Si bien en algunos partidos se le ha visto apático, esta semana ha demostrado que tiene ganas de jugar al futbol, que quiere volver a disfrutar en la cancha y que quiere seguir haciendo historia con la camiseta blaugrana. “Perder es lo normal, porque cuando ganas lo disfrutas a placer”.