El jueves por la tarde, después del habitual entrenamiento de Independiente, el entrenador Ariel Holan y sus ayudantes vivieron una de las peores experiencias que recordarán de su vida profesional.

Justo saliendo del complejo deportivo de Villa Domínico, de camino a una cena que tenían con la plantilla, fueron interceptados en medio de la autopista por varios coches de los que salieron algunos de los aficionados más radicales del club. Los barras bravas del ‘Rojo’ les exigieron una cantidad muy elevada de dinero (se comenta que podría llegar a 50.000 dólares). Ante la negativa hubo empujones y amenazas, con la promesa de que si no se los daban “lo arreglamos en Paraguay”, donde Independiente jugará el próximo miércoles 25 ante Nacional por la Copa Sudamericana.

Después del susto, Holan siguió con su automóvil a un restaurante, donde fue sorprendido e increpado nuevamente por estos violentos. Durante el día de hoy su familia recibió más amenazas.

El club ya está informado del incidente pero Holan y sus ayudantes no han cursado todavía ninguna denuncia a la policia. No es la primera vez que los radicales de Independiente se ven involucrados en actos delictivos así como peleas con la policía y detenciones. Ariel Holan ya es la tercera vez que sufre amenazas de los barras bravas.

Independiente marcha 12º en la clasificación argentina (28 equipos) después de 6 partidos disputados con 10 puntos.

Lee también   Heroína Británica