Los rasgos patrióticos son un verdadero tabú en la vida normal, y el fútbol no está excento tampoco. Un tremendo drama de telenovela se ha armado en Francia ante la polémica decisión de Karim Benzema de no cantar La Marsellesa. Opiniones diversas se encuentra en los distintos periódicos virtuales, foros y redes sociales sobre esta postura del francés de origen argelino. Sin embargo, el delantero del Real Madrid ha salido a aclarar que su silencio nada tiene que ver con el amor a Francia, como algunos periodistas intentan demostrarlo.

“No tengo que cantar el himno y no por eso me gusta más o menos la selección. Nunca he cantado en mi vida y no lo voy a hacer ahora. Por no hacerlo no voy a dejar de marcar un hat-trick, pienso yo”, señaló el francés.

“Amo a la selección, no entiendo cómo se puede cuestionar eso. Es un sueño representar a Francia, pero nadie me va a obligar a cantar. No veo cuál es el problema. Zidane, por ejemplo, tampoco lo cantaba. En el estadio también hay aficionados que no lo cantan. Lo importante es que estemos unidos. Aquí se mezcla todo”.

Sobre las críticas recibidas, Benzema afirma que le duelen por lo que su familia vive, escucha y habla.

“Son parte del fútbol. Me duelen por mi familia. Me hablan de ellas mi padre, mi madre. Pero a ellos les gusta escuchar la radio, ver la televisión y les duele. Les digo que no oigan nada, pero no lo hacen, son fans. Esto es normal”.

Si bien hay personas que respaldan a Benzema ya que buscan que responda en la cancha antes que en el canto del himno, hay partidos políticos como el Front Nacional (ultraderecha) que condena tajantemente este acto “irrespetuoso” e “inaceptable”, catalogando al jugador de “inconcebible” y hasta “mercenario del fútbol que cobra 1,484 euros la hora”.

“El Frente Nacional condena esta actitud insultante que ensució una vez más la imagen de la selección francesa, ya empañada por los fiascos de Knysna en Sudáfrica y los excesos de algunos jugadores en la Eurocopa 2012 y de la selección inferior hace unos meses. Jugar para el equipo de Francia, es principalmente representar a su país, es afirmar su orgullo de ser francés, es llevar dignamente sus valores y símbolos entre los que destaca el himno nacional. Cantar La Marsellesa es una necesidad para cualquier atleta cuando se tiene el honor de representar a la nación al más alto nivel”, declaró Eric Domard, asesor del FN en asuntos deportivos.

Lee también   Valedores vs San Mateo

Ante este hecho, recordamos el estudio que realizó el Wall Street Journal durante los dos primeros partidos de la Eurocopa 2012. El periódico norteamericano analizó quienes (y quienes no) cantaban el himno de las 15 selecciones participantes en Ucrania-Polonia 2012 (España no cuenta porque su himno no tiene letra), durante los dos primeros encuentros. Los resultados fueron bastante interesantes, colocando a Inglaterra, Italia, Polonia y Grecia arriba de la lista con un 100%. Del otro lado, Rusia y Alemania ocuparon las últimas posiciones, entendible en el equipo de Joachim Löw por contar con un número considerable de nacionalizados.

1. Italia 100%
2. Inglaterra 100%
3. Grecia 100%
4. Polonia 100%
5. Dinamarca 90.9%
6. República Checa90.0%
7. Portugal 86.4%
8. Croacia 86.4%
9. Francia 77.3%
10. Suecia 77.3%
11. Holanda 72.7%
12. Irlanda 72.7%
13. Ucrania72.7%
14. Alemania 68.2%
15. Rusia 63.6%

No sólo en las altas selecciones europeas sucede ese problema. En Sudamérica, Argentina tiene el mismo problema con Lionel Messi, quien

expresó su inconformidad ante dichas críticas en una entrevista que publicamos hace algunos días. En Gales, Ryan Giggs se negó a cantar God Save the Queen en los JJOO con Gran Bretaña, siendo el capitán de la selección. Un caso todavía más extremo, fue el que vivieron los Serbios cuando el ex astro y entrenador del conjunto, Sinisa Mihajlovic, expulsó del grupo a Adem Ljajic por negarse a cantar el himno.