Karim Benzema y Frank Ribéry fueron absueltos hoy de la acusación de haber recurrido a una prostituta menor de edad, delitos de lo que se les acusaba por hechos que ocurrieron en 2009.

El Tribunal Correccional de París absolvió también al cuñado de Ribéry, pero impuso penas de prisión a los responsables de la discoteca Zaman Café, situada cerca de los Campos Elíseos de la capital francesa y en torno a la cual se había creado una trama de prostitución.

El madridista Benzema y el jugador del Bayern Ribéry estaban investigados por haber recurrido a los servicios de Zahia, una prostituta que era menor de edad en el momento de los hechos, justo antes del Mundial de Sudáfrica.

Mientras que Ribéry admitió haber participado en una orgía con Zahia, aunque negó que conociera que no tenía 18 años, Benzema siempre ha negado los cargos.

Al juicio no acudió ninguno de los futbolistas, ni tampoco Zahia, convertida a partir de ese hecho en un personaje mediático y en diseñadora de lencería.

La Fiscalía pidió la absolución de los dos futbolistas al considerar imposible probar que conocieran la minoría de edad de la prostituta.

Los abogados de la defensa se quejaron del daño que el proceso ha provocado en la imagen de sus clientes, en particular en la de Ribéry, que estaba casado y que ha visto cómo durante la vista diferentes testigos desgranaron detalles sobre la orgía que mantuvo en Múnich, en la que también participó su cuñado.

«Este asunto ha tenido consecuencias catastróficas. Estamos muy felices de que haya acabado bien y Ribéry pueda pasar página», afirmó SU abogado, Carlo Alberto Brusa, en la televisión BFM TV.

Lee también   Benzema hizo historia

Brusa indicó que el llamado «caso Zahia» ha tenido «consecuencias catastróficas» en la vida familiar de Ribéry, pero señaló que la abnegación del futbolista le permitió «salvar su hogar».