El entrenador del Leeds United, Marcelo Bielsa, se defendió este miércoles por haber enviado un espía al entrenamiento del Derby County, un día antes de enfrentarse a ellos, explicando que no fue algo “ilegal” ni hecho con “mala intención” y que es algo que ha repetido con el resto de rivales en la liga.

El pasado jueves, la policía acudió a la ciudad deportiva del Derby por las sospechas de que un empleado del Leeds estaba observando la sesión de entrenamiento de los ‘Carneros’ antes del encuentro entre ambos equipos del sábado.

Ante esto, la English Football League abrió una investigación sobre lo ocurrido, que podría derivar en sanciones económicas y deportivas para el club.

Por ello, Bielsa convocó este miércoles a la prensa para explicar que esta práctica la ha repetido con el resto de rivales de la liga, pero que no es algo “ilegal” ni una “violación de la ley”.

El argentino asumió su responsabilidad en el incidente y confirmó que no avisó al club de que iba a enviar un empleado a espiar al equipo entrenado por Frank Lampard.

Voy a facilitarle la investigación a la liga. Les daré lo que necesiten. Asumo cualquier sanción que me den”, reflexionó Bielsa.

Para su defensa, Bielsa se apoyó en una presentación con diapositivas en las que demostró que él y su equipo habían analizado los 51 partidos del Derby de la temporada pasada de manera exhaustiva, con más de cuatro horas de análisis por partido.

 

Lee también   ¡Que túnel le hicieron a Steve Nash!