Mientras que México consigue amistosos tiro por viaje, Bolivia pide a gritos partidos de esta magnitud. Al técnico nacional, Gustavo Quinteros, le urge pactar encuentros amistosos para evaluar a sus jugadores con miras a la eliminatoria sudamericana. Sin embargo, la Federación Boliviana de Futbol se enfrenta a dos problemas para conseguir rival: no tienen dinero y sufren el rechazo de otras selecciones.

Anteriormente, y en este mismo espacio, informamos que El Salvador y Nueva Zelanda declinaron a la invitación de Bolivia para jugar un partido amistoso. ¿El motivo? No estaban interesadas en jugar contra los bolivianos. No obstante, una selección ha aceptado disputar un encuentro pero resulta que Bolivia la desprecia. Se trata del combinado cubano Sub-23.

Ante el rechazo de rivales de alto y medio nivel, Cuba se ofreció a jugar contra Bolivia, aunque con su equipo juvenil. Pero a la Federación Boliviana no le ha parecido la opción, pues desean, en el mejor de los casos, enfrentarse a la selección mayor de la isla. Por otra parte también le hacen el feo porque son más conocidos por ser buenos en béisbol y no en futbol.

Por si fuera poco, y aún tratándose de la Sub-23 cubana, la Federación considera que el rival no es barato. “Si es la Sub-23, no vamos a acceder, no nos interesa. Es muy caro jugar con una selección Sub-23”, dijo Alberto Lozada, gerente general de la Federación Boliviana. El alto costo de los cubanos radica en que Bolivia se vería obligada a vender boletos a precios muy bajos, situación que contrastaría con la inversión para llevar a cabo ese partido.

En tanto se analiza la posibilidad de acceder a jugar contra los cubanos, Gustavo Quinteros le pide a la Federación que no lo piense más, que acepte. La premura y necesidad por disputar amistosos es de vital importancia para el técnico, pues el tiempo se le ha venido encima y está urgido por encontrar al equipo base para sortear las eliminatorias.

Lee también   Abren fuego en Sudamérica, ¿Uruguay favorito por arriba de Argentina?