España no quiere correr los riesgos de lo que se vivió hace pocos días momentos antes del partido entre Boca Juniors y River Plate, es por eso que la Policía Nacional vio en Madrid a uno de los cabecillas de los ultras del Xeneize y lo devolvió a Argentina.

La fuente policial aseguró, según reseña Efe, que Maxi Mazzaro ya está de camino a su país. El argentino fue detectado en un dispositivo que se realiza para garantizar la seguridad interna del partido de vuelta de la Copa Libertadores del próximo domingo.

Las razones de la deportación de Mazarro es que , para la policía local, es considerado como «uno de los barra brava más significativos y peligrosos», además, tiene en su haber una larga lista de antecedentes penales.

Lee también   En Boca cerrada no entran Bichos