FOTO ARCHIVO | Dávila no pudo brillar esta vez con el Córdoba
FOTO ARCHIVO | Dávila no pudo brillar esta vez con el Córdoba

El CD Mirandés se reencontró hoy con la victoria tras remontar un tempranero gol del Córdoba, que acabó con diez tras la expulsión de Armando en los últimos compases de la segunda parte. Ulises Dávila jugó los 90 aunque en esta ocasión no pudo pesar como hace una semana cuando brilló con tres tantos.

Empezó bien el Córdoba presionando y robando balones en mitad del campo, tanto que en el minuto 12, Armando aprovechó en el segundo palo un córner bien botado por Abel para rematar con comodidad y batir la meta local, poniendo el 0-1 en el marcador.

PERDONÓ ULISES:

Apenas cinco minutos después, Uli Dávila perdonó el segundo tras entretenerse más de lo necesario y permitir la llegada de apoyos defensivos del Mirandés cuando lo tenía todo de cara para marcar.

SE LES VINO LA NOCHE:

Aritz Mújika puso la igualada en el 28 tras aprovechar una buena internada de Iriome, que ganó a su par en velocidad, alcanzó la línea de fondo y cedió ante la llegada de su compañero, que no perdonó.

A partir de ahí, fue el Mirandés el que se adueñó de la pelota y Mújika dio la vuelta al partido en la última jugada de la primera parte tras aprovechar un barullo provocado en la salida de un córner.

Tras el paso por vestuarios, el partido entró en una dinámica más igualada, con opciones para los dos equipos, pero con mayor presencia ofensiva de los locales, que en el minuto 67 ya había agotado sus tres cambios por las lesiones de Gaspar, Pablo Infante y Mújika, que tuvo que ser trasladado al hospital.

Lee también   3 partidos de sanción para Mbappé, que frena su carrera por la Bota de Oro

Por su parte, y ante la necesidad de adelantar líneas en busca del empate, Pablo Villanueva se la jugó con una defensa de tres hombres, pero la apuesta no dio sus frutos.

De hecho, Muñiz estuvo a punto de marcar el tercero para los locales en el minuto 78 tras aprovechar un buen pase de Barahona desde la derecha, pero la defensa cordobesa desvió el balón a saque de esquina.

Ya en los últimos compases y tras la expulsión de Armando por doble amonestación, el Mirandés sentenció el partido con un gol de penalti de Muñiz.