Eric Cantona, ese futbolista en extremo habilidoso y de un carácter indomable, ofreció unas explicaciones interesantes sobre uno de los episodios más pintorescos de su carrera, aquella patada de Kung Fu que le dio a un aficionado. Eso fue hace 21 años.

Le preguntaron qué hubiera pasado si no hubiese perdido el equilibrio en ese momento:

Se equivoca, caí de pie. Y por ello fui a darle un puñetazo, pero no le di lo bastante fuerte. Debería haberle pegado más fuerte. Jamás la he visto porque sabía lo que había hecho. Mi casa estaba rodeada de periodistas y eso bastaba para darme cuenta de lo sucedido. Mi casa era pequeña y ellos me tapaban la luz. Pero jugué ese momento. Fue un drama y yo fui un actor. Creo que Nike supo sacar provecho de mi personaje y lo hizo muy bien.

 

Lee también   PAN 1-2 ECU | Y lo remontó Ecuador