carta de diego lópez
Diego López se despide de la afición con una carta.

Después de un año y medio como titular del Real Madrid en liga, Diego López sale de la institución blanca. El arquero gallego llegó de emergencia al equipo después de una lesión de Íker Casillas, y fue mantenido como el titular después de la recuperación del mostoleño. Se quedó para la siguiente temporada y también fue titular con el nuevo técnico, Carlo Ancelotti, que lo aguantó durante todo lo que se extendió la liga, recibiendo muestras de apoyo gracias a su desempeño. Ahora, con la llegada de Keylor Navas al club y con la aparente decisión de Carletto de mantener a Íker, Diego fue traspasado al Milan, y dejó una carta, publicada en el Facebook oficial de Real Madrid, para despedirse de la afición, agradeciendo por el apoyo recibido.

 

Aquí está, íntegra, la carta de Diego López:

Hace 32 años nací en un pequeño pueblo de la provincia de Lugo, Paradela. Soñaba con ser futbolista, pero lo que nunca llegué a imaginar fue que llegaría a jugar en el club de mi corazón, el Real Madrid. Es algo de lo que me sentiré eternamente orgulloso. Por eso tengo que dar las gracias al club y a su presidente, Florentino Pérez, por haberme dado otra oportunidad de defender este escudo.

Para un canterano volver al club de su vida es lo más grande.

Gracias a dos geniales entrenadores (José Mourinho y Carlo Ancelotti) y a sus respectivos cuerpos técnicos por su confianza, por todo lo que he aprendido de ellos; por darme la opción de competir, que es la esencia del deporte.

Gracias a todos mis compañeros, fisioterapeutas, doctores, utileros y empleados del club. Ha sido un privilegio poder compartir con todos vosotros momentos de gran felicidad; gracias por haberme tratado con tanto cariño. A todos os deseo lo mejor.

Y por supuesto, todo mi agradecimiento al madridismo, esa gran familia repartida por todo el mundo. Gracias por vuestra acogida y por toda vuestra fuerza durante este tiempo: os llevaré en el corazón para siempre.

Me voy feliz por haber dado todo de mí. Mi único objetivo fue trabajar día a día con respeto y dedicación y defender con pasión los valores del mejor club del mundo.

Por todo esto puedo decir orgulloso que cada minuto en el Real Madrid fue un regalo del cielo.

¡Hasta el final, vamos Real!

De un madridista.

Diego López

Lee también   Auckland City, campeón de Oceanía