El portero del Real Madird, Iker Casillas, reconoció en una entrevista para Realmadrid.com y previo al duelo de Champions en Alemania contra el Dortmund, que le da “vergüenza” que coreen su nombre en las gradas de un estadio, tras volver a escucharlo en Liga ante el Celta después de varias atajadas importantes.

“Me da vergüenza, la verdad. No me gusta ser el centro de atención de nada pero también entiendo que la gente te muestre su apoyo. Siempre es bien recibido que la afición te brinde estas muestras de cariño”, aseguró uno de los grandes ídolos del Real Madrid.

Casillas consiguió ante el Celta su victoria 400 en partido oficial y como normalmente pasa con él, da poca importancia a los registros que va logrando en su carrera.

“Son datos, números, estadísticas. La verdad es que no eres consciente de ello a día de hoy. No es fácil decir que llevas 400 victorias en no sé cuántos partidos, no llevo ya ni la cuenta. Creo que es la labor de haberse sacrificado en su día y, como he dicho muchas veces, es el siempre querer más, superarse y aspirar a seguir sumando en este club”, manifestó Iker.

Lee también   Casi (llas) galáctico