En castigo por ser suspendido nueve juegos por atacar a un oponente, Gary Fraser del Partick Thistle’s de Escocia, entrenó con sus compañeros con un leotardo y un tutú de ballet en color rosa. El centrocampista regresará el día de año nuevo a jugar después de su larga suspensión.

Lee también   Maxi López levanta la mano para la Azurra