Una de las grandes problemáticas que enfrenta Catar, como sede organizadora del Mundial del 2022, son las altas temperaturas que se viven en Junio y Julio, meses en los cuales se realizaría la justa deportiva. Por esto mismo, se ha estudiado la posibilidad de efectuar la Copa del Mundo en una fecha más accesible en cuanto al clima, idealmente en Invierno.

Ha pasado ya un tiempo desde que se viene discutiendo este tema en el ámbito futbolístico mundial pero las soluciones concretas no existen debido a que la FIFA y las autoridades del país se pasan la «bolita» unos a otros. Si la FIFA le otorga el poder de decisión a Catar, el país árabe le responde que sólo el organismo rector del futbol mundial puede optar por una solución.

Entre dimes y diretes, parece ser que la FIFA será quien tome el primer paso concreto. El secretaro general de la entidad, Jerome Valcke, ha declarado que el cambio de fecha se podría realizar siempre y cuando exista un documento médico avalando que las condiciones climáticas extremas son perjudiciales para la salud de los futbolistas.

«Quizás el comité ejecutivo de la FIFA decida, basándose en un informe médico o lo que sea, que tenemos que contemplar la posibilidad de realizar la Copa del Mundo en el invierno y no el verano», afirmó Velcke.

«Todas las alternativas están sobre la mesa, mientras no hayamos establecido el calendario internacional. Es en 2022, faltan nueve años y dos mundiales por organizar en Brasil y Rusia. Así que hay algo de tiempo».

La respuesta de las autoridades futbolísticas en el resto del mundo han sido diversas. Mientras Platini, representando a la UEFA, apoya la iniciativa de cambiar el Mundial para los meses más «frescos» argumentando que el calor podría ser «intolerable» para jugadores y aficionados, Jeffrey Web, representante de la CONCACAF, sostiene que jugar este certamen en Junio, es una tradición que no debería de eliminarse.

Lee también   Fenerbahce apela su exclusión de la Champions

«El Mundial siempre se ha jugado en junio y sin duda me gustaría que el Mundial se realice en junio, así lo aceptamos», declaró el mandamás de la CONCACAF.