Deportivo cayó 1-0 en cancha del Girona y se quedó, aún líder, con 66 puntos.

Andrés Guardado jugó todo el partido.

El Girona se jugaba la vida. Esas urgencias se notaban en un equipo que hoy estrenaba entrenador, el tercero en la misma temporada. El encuentro era de ida y vuelta. El Dépor seguía haciendo gala de su solidez defensiva. Todo salía según lo previsto. La calidad de Guardado o Valerón ya declinaría la balanza hacia el lado visitante. También apareció en escena Riki. Un libre directo ejecutado por el delantero de Aranjuez se estrellaba contra el larguero de la portería de Dani Mallo.

El cuadro local aprovechaba la movilidad de Corominas para crear peligro. Pero Aranzubia siempre estaba acertado en sus intervenciones. Todo cambió en el último minuto del primer tiempo. Paso lejano hacia Coro. El atacante rojiblanco controló el esférico de manera magistral, ganando la espalda a los defensores del Dépor. El ex del Espanyol regateó a Aranzubia y cuando sólo tenía que empujar apareció la mano de Colotto. El central del equipo herculino golpeó, de forma involuntaria, el esférico. Penalti y expulsión.

Jandro transformaba la pena máxima y el Dépor se iba al descanso con un hombre menos. El cuadro coruñés dio la cara en la segunda parte. Oltra movió ficha. Retiró a Valerón y dio entrada a Xisco. El balear llevó el susto a Montilivi con dos disparos desde lejos. Uno lamiendo el palo mientras que otro lo detuvo Dani Mallo. Pero el que volvió a rozar el gol fue Riki. El ariete de Aranjuez volvió a encontrarse con la madera.

Lee también   The Dark Prince Rises?

El Girona también tenía sus ocasiones. Coro era el gran protagonista en la zona ofensiva. El 7 rojiblanco obligaba a Aranzubia a sacar dos manos milagrosas, dos paradas que servían para que el Dépor continuase con vida en el partido. En la recta final del choque, volvería la igualdad numérica. Óscar Díaz, que salió desde el banquillo, vio la segunda amarilla por contar con la mano una contra del conjunto que dirige Oltra. En los últimos diez minutos, el equipo gerundense metió el encuentro en la nevera. Posesiones largas y pérdidas de tiempo para que los tres puntos se quedasen en Montilivi. Al final, la victoria quedó en casa. El cuadro catalán logra tres puntos que le permiten meterse de lleno en la lucha por la salvación.