FOTO: ADRIÁN MACÍAS | MEXSPORT

Una vez más Cruz Azul se queda en la orilla de conseguir un título. Por su parte, la era Vucetich con Monterrey podría escribirse con letras de oro pero para ello tendrán que superar a Real Salt Lake Lake en la gran final de la Concachampions.

  • 1Cruz Azul
  • 1Monterrey
CRUZ AZUL: Corona; Pinto (Romo 83´), Ponce, Cervantes, Domínguez; Torrado, Villaluz (Aquino 79´), Giménez, Droguett; Villa, Orozco (Pineda 62´). DT Enrique Meza


MONTERREY: Orozco; Osorio, Davino (Martínez 70´), Basanta, Pérez; Zavala (Cardozo 34´), Pérez, Ayoví, Santana; De Nigris, Suazo (Morales 83´). DT Víctor Manuel Vucetich
Goles: 1-0 Villaluz (23´), 1-1 Suazo (pen. 81´)
Árbitro: Francisco Chacón. Expulsó por doble amarilla a Ponce al 77´.
Incidencias:Partido de vuelta en semifinales de Concachampions. Efectuado en el estadio Azul

Adentrándonos en el partido, primero habría que reprocharles a ambos equipos que así como jugaron esta noche deberían jugar siempre. Con argumentos futbolísticos mostraron que pueden dar para más. Desafortunadamente para la afición celeste pudo más la paciencia de Vucetich que la premura de Meza.

Con un planteamiento muy distinto a lo que nos tiene acostumbrados el Ojitos, Cruz Azul salió con Torrado como único contención y apostó por una escuadra ofensiva con Villa, Orozco, Villaluz, Droguett. Tan le funcionó a Meza que abrieron el marcador al minuto 23.

Por su parte, Monterrey guardó la calma, perfil característico de Vucetich, y aguantó la postura del rival hasta el segundo tiempo. Y se abrieron gracias a una decisión de Meza, decisión que terminó por paralizar el esquema ofensivo mandado desde el arranque.

El Ojitos decidió sacar a Orozco para ingresar a Pineda y dejar a Villa como única punta. Con dos contenciones rompedores (Torrado y Pineda) en la cancha, Vucetich se frotó las manos y sacó a Davino para meter a Martínez al minuto 70.

Lee también   Tigres prepara mosaico

Entonces se vino el ataque rayado y tras la insistencia obtuvieron el premio: penalti cortesía de Ponce, quien además se fue expulsado. A nueve minutos del final, Suazo le daba a Monterrey el sueño de jugar el Mundial de Clubes.

Eso sí, tal sueño también podría convertirse en realidad gracias a Orozco, que a cinco minutos del final hizo una gran atajada para impedirle a Villa y Cruz Azul rozar la oportunidad para vencer la sequía de títulos. Y de nueva cuenta Suazo y Vucetich echan a perder la fiesta celeste en su propio estadio.