El juego de vuelta de la Promoción entre Chacarita Juniors y Chicago fue una auténtica locura. Por un lado Chacarita buscaba mantenerse en la B Nacional. Por el otro, Chicago quería ese puesto.

La ida favoreció a Chicago por 1-0. En el duelo de hoy, la vuelta, el tramo final del encuentro no pudo ser más cardiaco. Faltaban seis minutos para que terminara el partido y Chicago hacía el gol que prácticamente finiquitaba la serie. La hinchada local no daba crédito a lo que estaba pasando.

Por si fuera poco, Chacarita se quedaba con uno menos al 86′. Pero dos minutos después, con 10 hombres, empató el marcador. Estaba por darse el silbatazo final y en tiempo de compensación, Chicago comete una mano en el área y el árbitro marcó penalti.

Con los nervios a flor de piel, Toledo fue el encargado de ejecutarlo. Los hinchas de Chacarita volvieron a sonreír y ya festejaban en las tribunas la permanencia. Sin embargo, el arquero Monllor le atajó el disparo y ahí culminó el encuentro. Chacarita desciende y Chicago asciende a la B con el 2-1 global en su favor.

El detalle que más llamó la atención fue ver al entrenador de Chacarita, Pasini, celebrando el cobro de Toledo, pues creyó que el balón había entrado en la portería. Cuando se percató de que no fue así, se desplomó.

Lee también   Multan a Wilshere por mala conducta