La prensa inglesa amaneció con la noticia de que durante su madrugada, Javier Hernández salió del amistoso México-Nigeria por un golpe en la rodilla, lesión de la cual aún se desconoce su gravedad.

Chicharito está a la espera del diagnóstico final, el cual podría comprometer su meta de llegar en forma al Mundial de Brasil.

“No me siento bien, el portero me cayó encima. Hay que esperar los exámenes”, le dijo a Univisión tras el partido.

Jose Vázquez, médico de la Selección mexicana, cuando menos descartó que exista una lesión grave en el ligamento, pero tampoco se aventuró a pronosticar un tiempo de recuperación sin conocer las pruebas. “Tiene dolor, es el golpe, pero no hay indicio de inestabilidad en la rodilla”.

Lee también   Siguen igual