Al descanso del 1-0 entre el Aston Villa y los Red Devils, Sir Alex Ferguson decidió darle cabida al «Súper Substituto» (como le apodan en Inglaterra) y vaya que le rindió frutos. Javier Hernández le dejó su lugar en el banquillo calientito a Ashley Young y se metió al partido para definirlo con tres goles (uno de ellos contado como autogol).

Al termino del encuentro, Hernández recalcó que por increíble que haya sido su noche en Villa Park, la noticia de las portadas debe de ser el triunfo del equipo.

«Lo más importante son los tres puntos. No importa quien haya anotado los goles, quien fuese el jugador del partido, lo más importante es que el Manchester United sigue de líder y pudimos dar vuelta un 2-0 lo cual es un buen resultado» declaró el Chícharo para ESPN.

«Para ser honesto, nunca pasa por mi mente el hacer este tipo de cosas para cambiar el juego o algo por el estilo» continuó Hernández. «Lo único que pasa por mi cabeza es dar lo mejor de mí, hacer las cosas que el entrenador me dice y ayudar a mis compañeros para que con el esfuerzo de todos se puedan dar vuelta resultados como el 2-0 de hoy» anunció el delantero que ya lleva cinco goles en seis partidos con el United.

Lee también   "Que no cunda el pánico": Ferguson