Para nadie es un secreto que Omar Arellano, delantero “promesa” de las Chivas del Guadalajara, no está en su mejor momento, es más, ha caído de manera dramática en su nivel futbolístico y de ser uno de los consentidos de la afición se ha convertido en un jugador criticado y hasta abucheado cuando es sustituido en algún partido donde no logra trascender.

La directiva del Guadalajara está preocupada y desea que el jugador retome el nivel que se le conoció en temporadas anteriores. Con base en esto, han decidido que el atacante tapatío cambie de aires por un tiempo corto y que trabaje en un método especial que le permita recuperar la actitud y motivación que le ayude a salir del pozo anímico y futbolísitico donde está hundido, de ahí que fue enviado a la ciudad de Bogotá, Colombia, para trabajar durante una semana en una de las escuelas más reconocidas en métodos de terapia Gestalt, donde Omar trabajará procesos de transmisión de actitud y formas de estar en la vida.

Sin duda alguna, la directiva del Guadalajara desea que la “estrella” de Omar Arellano regrese pronto y pueda seguir los pasos de Javier Hernández pues siempre se le vieron cualidades para jugar en el extranjero. Omar es jugador comprometido con su profesión, al que no se le han conocido problemas extra cancha y se piensa que con un proceso como el que vivirá en el país sudamericano, podrá regresar al camino del crecimiento personal y futbolístico.

Por su parte, el jugador tomó de buena manera la decisión de viajar pues era un tema que ya habían charlado con él desde antes del partido contra Jaguares del fin de semana pasado y que ya había aceptado.

Lee también   ¿Les gustó la casa?

“Lo que puedo decir es que estoy preparándome para cumplir mis metas y salir adelante, tampoco eso quiere decir que esté mal, me siento muy bien, he estado trabajando estos días, con un poco de fuerza mental y muchas cosas en lo que es desarrollo humano, que me preparen, que me hagan más fuerte y mejor en todos los aspectos y es básicamente lo que estoy haciendo acá. Yo gano, todos ganamos”, dijo Arellano una vez a su llegada a Colombia.