Primero los puso a temblar cuando anotó el gol del empate momentáneo. Pero una vez que terminó el partido con marcador de 3-2 en favor de Manchester City, Djibril Cissé, jugador de Queens Park Rangers, corrió a sumarse al júbilo de los campeones.

A pesar de haber perdido, el francés no ocultó su alegría respecto al título conseguido por los Citizens. El motivo principal de su felicidad fue su compatriota Samir Nasri, a quien le guarda especial cariño. Lo curioso es que en lugar de dirigirse al vestuario para festejar con sus compañeros la permanencia en la Liga Premier prefirió quedarse en el campo para celebrar al rival.

Lee también   Argentina y Brasil no son para Sub 20, están fuera del Mundial