La Final de vuelta entre River y Boca por la Copa Libertadores de América 2018, tampoco se jugará hoy domingo. El Presidente de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez, confirmó hace minutos que el partido definitirio queda postergado. A la espera de una reunión entre semana que tendrán los directivos de ambos clubes para definir una nueva fecha para el partido.

La propia Conmebol había mostrado una postura firme desde la primera postergación ayer sábado, en el sentido que la revancha se jugara a las 5 de la tarde de hoy domingo, hora argentina. Algo que finalmente no ocurrirá.

«No están dadas las condiciones. Queremos que el partido se juegue en igualdad de condiciones y ahora eso no puede ocurrir. Creemos en el espectáculo. Queremos que no haya ninguna excusa y que gane el que haga el gol de diferencia», expresó Domínguez a FoxSports Argentina.

​Alejandro Domínguez afirmó que River tampoco quería jugar la final si no estaban garantizadas las condiciones de igualdad competitiva; solidarizándose con Boca. El propio técnico «millonario» Marcelo Gallardo, se aproximó ayer a la delegación boquense para mostrar su apoyo ante la situación violenta vivida en las cercanías al estadio.

Domínguez dejó claro que al menos por ahora no se contempla la posibilidad de que la final se suspenda y se haga lugar al reclamo de Boca para que le otorguen los puntos y la copa. «Vamos a posponer y a buscar la fecha y hora adecuada para que se juegue la final», expresó el dirigente sudamericano.

El próximo martes se convocará en la capital paraguaya de Asunción, a los presidentes de los dos clubes porteños, Rodolfo D’Onofrio y Daniel Angelici, para determinar cuándo, dónde y en qué contexto se jugará finalmente el encuentro de vuelta. Desde medios argentinos informan que el partido se podría jugar el sábado 8 de diciembre, con público, y en el Monumental. A pocos días del Mundial de Clubs, y con otros compromisos del fútbol local de por medio.

«La organización va a ser autocrítica, pero todos tienen que ser autocríticos», y lamentó la imagen que se dio al mundo con estos incidentes. «La culpa no es de la Conmebol sino de los desadaptados que apedrearon el bus visitante», sentenció Domínguez.

Lee también   Arsenal Campeón de FA Cup tras imponerse al Chelsea

​​El anuncio de Domínguez en una entrevista al canal televisivo argentino, encontró una vez más a una importante cantidad de público dentro del Monumental. Aficionados que volvieron esperanzados con ver a su equipo jugar, tras la barbarie de ayer sábado, con un recinto deportivo colmado por casi 70mil personas que no comprendían que no se jugara.

Recordamos que el día de ayer, los presidentes de ambos clubes junto al de la Conmebol, firmaron un acuerdo para que el partido se disputara hoy. En una reunión llevada a cabo en las oficinas del propio estadio, y con la presencia de Gianni Infantino, mandatario de la FIFA.

También que los altercados contra el autobús que trasladaba a la comitiva de Boca al Monumental de Núñez, fue atacado por la barra-brava de River Plate (conocidos popularmente como los borrachos del tablón y quienes tienen un extenso legado de violencia y delitos). Este grupo antisocial se mostró descontento porque el club le negó entradas para ingresar al estadio. Por lo que decidieron dañar la fiesta, agrediendo al equipo rival y causando destrozos en las inmediaciones al estadio horas después de la primera postergación.

El propio referente de Boca, el volante Pablo Pérez, junto a un juvenil del plantel, debieron ser llevados a un centro médico por daños oculares tras estallar los cristales del autobús. El parte médico fue decisivo en ambas postergaciones, pese a las ganas de jugar de Pérez.

Boca argumenta que esta situación es similar a la vivida en 2015 entre ambos equipos, por los 8vos de la Libertadores. En donde en el entretiempo del partido de vuelta en la Bombonera, los jugadores de River fueron atacados directamente con gas pimienta en la manga de salida al campo de juego. Ese partido no terminó, no se jugó la segunda parte, en un juego que iba 0-0, y en la ida había ganado River por la mínima como local. Conmebol le terminó dando la clasificación a River y sancionando a Boca días después. La institución Xeneize pretende un fallo similar al de aquella oportunidad, esta vez a su favor, y se lo manifestará a Conmebol el martes; entidad que tendría como intención decidir la revancha en el terreno de juego a como de lugar para evitar más irregularidades.