La Conmebol había estipulado hace pocos días la prohibición del uso de banderas grandes en los estadios para las próximas ediciones de la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana, sentencia que el Corinthians aseguró que no aceptará.

El presidente del club, Andrés Navarro, consideró estas medidas como “burocráticas”, afirmando que los seguidores del equipo no dejarán de utilizar sus icónicas banderas durante los partidos internacionales.

En una carta abierta del Corinthians, el dirigente mencionó que en la Conmebol “actúan como si el hincha fuera un estorbo y no la razón de ser del espectáculo”, agregando que con estas medidas “menosprecian la experiencia del espectador en el estadio”.

En la misma carta, hizo un llamado a los directivos a que en vez de estar imponiendo estas prohibiciones, hagan algo para mejorar el arbitraje o “enriquecer la emoción del aficionado fiel”.

Navarro aprovechó la oportunidad para criticar también el silencio y la complacencia de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) y afirmó que estas actitudes le tornan “cómplice por omisión” de los desaciertos de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

Vivimos en una sociedad violenta, es innegable, pero repudiamos las soluciones mágicas, adoptadas en el continente, que optan por el camino más fácil de sacrificar a los que tienen menos para beneficiar a los que tienen más”, expresa parte del comunicado.

Lee también   ¿Quién llega, quién se va?