A pocos días que de inicio la Copa América de Argentina, se ha destapado una preocupación de origen sanitario, y es que el tema de la influenza humana ha sido recurrente en los últimos días en la provincia de Mendoza donde por cierto jugará la selección mexicana.

El asunto ha crecido en demasía y ha creado cierta preocupación tanto en la sociedad Argentina como en los visitantes que se preparan para acompañar a sus selecciones, y seguramente en estos días, las delegaciones que viajarán a jugar el torneo también tendrán un punto de vista al respecto.

Las autoridades argentinas, sin embargo, niegan que exista un brote epidemiológico de influenza en esa provincia, a pesar de que se han comprobado 54 casos de contagio y una muerte derivada por complicaciones de la Influenza humana. Lo consideran casos aislados y piden a la sociedad evitar una psicosis que se pueda generalizar.

Además aseguran que se notificará a los países cuyas selecciones jugarán partidos en ese distrito, de los casos oficiales de influenza para que tengan tranquilidad y a la par, colaboren con las medidas sanitarias respectivas como medida preventiva y nadamás.

Por su parte, el ministro de Gobierno de Mendoza, Félix González, aseguró que no habrá medidas «especiales» para enfrentar una posible epidemia en esa región porque “no hay riesgos de ningún tipo”, y dijo que ni siquiera se ha pensando en suspender clases, espectáculos o eventos en espacios cerrados, tal y como ocurrió en 2009.

Lee también   Clásico; recordar es vivir