Luis Roberto Alves
Cómo han pasado los años. Muchos de aquellos seleccionados que disputaron la Copa América de 1993 en Ecuador, primera aparición de México en el certamen, hoy son directores técnicos o comentaristas. A algunos no les ha ido mal, a otros les descargamos críticas a más no poder. Sin embargo, en esos ayeres eran nuestros ídolos.

Con los cimientos de Menotti, Mejía Barón se hizo cargo del Tri y moldeó a uno de los mejores combinados nacionales que ha tenido el país. El destino nos colocó en el grupo C junto a Colombia, Argentina y Bolivia. La prueba lucía sumamente difícil, más no fue imposible. México debutó con una derrota por dos a uno ante los colombianos, quienes tenían en sus filas a Valderrama, Rincón y Asprilla. Después se empató a uno con los argentinos y finalmente se empató a cero con los bolivianos.

Con apenas dos puntos, México logró avanzar a la siguiente ronda gracias a que fue uno de los dos mejores terceros lugares; superó a Venezuela. Así, el Tri enfrentaría a Perú en cuartos de final. Fue justamente un 27 de junio cuando en Quito se vivió uno de los partidos más memorables para México. Nadie apostaba por el combinado azteca y a lo mucho los reflectores apuntaban sobre Hugo Sánchez.

Pero en ese juego ante Perú, México ya había perdido el miedo de debutante y comenzó a jugar buen futbol con irreverencia, acoplamiento y unión de talentos. Aparecieron Alberto García Aspe, Jorge Campos, Zague, Benjamín Galindo, Ramón Ramírez, Ignacio Ambriz, Claudio Suárez, Juan de Dios Ramírez Perales, David Patiño, por citar algunos.

Los peruanos se llevaron una tremenda sorpresa, al igual que nosotros los aficionados, al ver un México táctico y agresivo al ataque. Las descolgadas del Potro Gutiérrez, la postura de patrón de Aspe en la media cancha, el desequilibrio de Patiño y las zancadas de Zague no solamente impresionaron, sino que fueron rasgos efectivos. La selección ganó 4-2 de forma contundente y clasificaba a las semifinales, donde vencería al anfitrión por dos a cero para llegar a la final contra Argentina.

Lee también   La selección mexicana presentó su nueva playera

El próximo 8 de julio México y Perú volverán a verse las caras en Copa América. Ojalá ocurra algo similar a lo acontecido hace 18 años.