Momento en que Zelaya marcó el golazo
afp

Ya festejaban los salvadoreños cuando un descuido les arrebató los tres puntos que tenían asumidos en la bolsa. Lo iba ganando El Salvador gracias a un golazo que cerró la primera parte y que construyó la segunda: Costa Rica tuvo toda la pelota, marcó el rumbo y tiró mucho a puerta mientras los cuscatlecos se guardaron y salieron con ataques de contragolpe programados a cuenta gotas.

  • 1Costa Rica
  • 1El Salvador
Costa Rica: Navas; Díaz, Mora (Brenes, 80’), Marshall, Acosta, Salvatierra; Borges, Guevara, Bolaños (Campbell, 62’); Saborío, Ureña (Ruiz, 46’). DT Ricardo La Volpe


El Salvador: Montes; Anaya, Turcios, García, Hernández; D.Alas, Baires (Sánchez, 46’), Flores (Martin, 72’), J.Alas; Zelaya, Corrales (Quintanilla, 62’). DT Ruben Israel
Goles: 0-1 Zelaya (45’), 1-1 Brenes (90’+3)
Árbitro: Jair Marrufo (Estados Unidos)
Incidencias: Segunda fecha Grupo A, Copa Oro 2011 Estadio Bank of America (Charlotte, North Carolina)

¿Y quién venció? Anímicamente La Volpe, aunque la resaca le dolerá más pues la victoria tica estaba escrita incluso desde antes de que comenzara el torneo. Lo importante para Rubén Israel es que se obtuvo un punto, aunque se perdiera al último minuto exactamente.

Antes de todo el control rojo de la parte complementaria, el primer tiempo fue un encuentro intenso, de portería a portería. Con los apellidos de Zelaya, Ureña, Saborío, Montes y Navas como protagonistas. Tuvieron tantas oportunidades para definirlo todo, que el sabor de boca se despidió como bueno a la hora del descanso. Más si repasamos el golazo de tiro libre de Rodolfo Zelaya: el delantero cuscatleco le pegó raspando la pelota tanto y tan bien que generó una comba exquisita, rápida y precisa, inalcanzable para el guardameta Navas.

Lee también   Di por qué

Y entonces corrió bilis. Se enojaron (más) La Volpe y su cuerpo técnico. Platicaron fuerte y claro durante los quince minutos de receso pues a la vuelta solo hubo un protagonista. Costa Rica no dejó de insistir, también por culpa del estratega Israel, que mandó a guardar a sus once jugadores en su área. Y era y fue cuestión de tiempo para el empate o la victoria tica.

Lo increíble es que fue hasta el final, a los tres minutos que llevaba el tiempo añadido. Y de un descuido y de una furibunda insistencia cayó el gol del empate de Brenes, de la celebración compulsa de Ricardo Antonio y de el pueblo costarricense que vio llegar a su selección a cuatro puntos y así amarrar prácticamente el pase a siguiente fase.