Mientras que los presidentes de River Plate y Boca Juniors pelean políticamente para saber cuándo se juega -si es que se juega- la vuelta de la final de la Copa Libertadores 2018, dos ídolos deportivos de ambas instituciones quisieron enviar un mensaje de paz para la definición del torneo.

Luego de la bochornosa suspensión del partido el pasado sábado por una agresión a los jugadores de Boca por parte de un grupo de fanáticos, los exjugadores Hernán Crespo y Nicolás Burdisso se reunieron en Emiratos Árabes Unidos para pedir que el fin del torneo sudamericano sea en forma pacífica.

Directamente desde Al Ain y con el trofeo del Mundial de Clubes en mano, el delantero y el defensor recién retirado enviaron el siguiente mensaje: «La rivalidad del superclásico es demasiado hermosa para ser manchada. No debe haber lugar para el odio y la violencia«.

Al mismo tiempo, en Paraguay la Conmebol todavía discute si la vuelta de la final debe jugarse y los presidentes de cada club hacen más grandes la diferencia entre una institución y otra.

Crespo y Burdisso, compañeros en el Inter y la Selección Argentina, pidieron tranquilidad y que las cosas se resuelvan de la mejor manera posible. Luego del huracán, que por fin llegue la calma.

Lee también   Mala noticia para el West Ham, referente del equipo estará fuera por seis meses