Crisis en Chile pone en jaque la final de la Libertadores

La crisis social en Chile, que mantiene en zozobra al país andino desde hace más de dos semanas, tiene en jaque la final de la Copa Libertadores, pautada para el 23 de noviembre en la capital Santiago.

Foto vía Google.

Este lunes se conoció que la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) convocó a una reunión para este martes 5 de noviembre a los presidentes de los clubes finalistas River Plate y Flamengo, Rodolfo D’Onofrio y Rodolfo Landim, y a los principales dirigentes de las asociaciones de Argentina, Brasil y Chile, Claudio Tapia, Rogério Caboclo y Arturo Salah, respectivamente.

El motivo del encuentro será para «revisar todos los aspectos de la organización de la final única» de la Libertadores, lo que agiganta el rumor de un cambio de sede o fecha del duelo por el título continental.

Reportes han señalado la posibilidad de que la final se juegue una semana después de lo pautado, el 30 de noviembre.

Hasta este lunes, trasciende que la Conmebol mantiene la final en el estadio Nacional de Santiago, con capacidad para 49 mil espectadores, sin embargo, en esa reunión puede cambiar todo, tomando en cuenta que las manifestaciones en Chile no han cesado.

Las protestas han obligado, además, a suspender el fútbol chileno desde hace tres semanas. La Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) del país ha aplazado tres jornadas de la primera división.

Desde la presidencia del país ratificaron la final

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, a través de la ministra de deportes Cecilia Pérez, ratificó que la final de la Copa Libertadores se realizará en Santiago el 23 de noviembre, asegurando «la garantía ofrecida por su gobierno para la realización del partido«.

Lee también   Real paseo al Ajaccio

Esa confirmación desde las esferas más altas de la política chilena se produjo a pesar del estallido social que ha dejado 20 fallecidos y que obligó al gobierno a suspender el Foro de Cooperación Asia-Pacífico (APEC) y la del COP 25, dos eventos internacionales que estaban programados a realizarse entre noviembre y diciembre.