Mientras Xabi Alonso festeja la obtención de la Copa del Rey con el Madrid, Nigel de Jong sigue atormentándose en justificar la patada que le propinó al español en la final del Mundial. El holandés ya está cansado de que se le tilde de criminal o jugador mala leche.

Aboga que jamás tuvo intención de agredir o lastimar a Alonso. Asimismo, excusa lo mismo respecto a la patada con la cual fracturó al francés Ben Arfa en la Liga Premier. «No vi a Xabi, yo estaba enfocado en llegar a la pelota», dijo sobre el español. Respecto al galo, comentó: «fue una entrada infeliz y no fue mi intención quebrarlo. Estoy muy triste por lo que le pasó».

Pasan los meses y aún no supera el tema porque dice ser objeto de críticas y calificativos por parte de todo el mundo: jugadores, medios, aficionados. Está harto de ser visto como un criminal: «nadie me cree cuando quiero explicar lo que pasó. Además las personas me tratan como si fuera un criminal». En pocas palabras pide que le crean y dejen de tocarle el asunto.

¿Ustedes le creen? ¿Tuvo o no intención de golpear?

Lee también   Sorprenden a sus aficionados