Apenado y conmovido por la situación que padece el pueblo japonés, Alessandro del Piero aprovecha su tiempo libre para hacerla de vendedor. No, no es que le haga falta dinero, sino que las ganancias de sus ventas serán destinadas para los damnificados del terremoto.

¿Qué vende?, camisetas. Con un diseño que fusiona las banderas de Italia y Japón y con el lema “tomo” (amigos, en japonés), Del Piero promueve y oferta playeras a un costo de 22 dólares por pieza con el único propósito de contribuir con las víctimas del desastre natural.

Dicha labor altruista tiene para él un incentivo especial, pues guarda recuerdos de la Copa del Mundo 2002, donde la selección italiana se concentró en la ciudad de Sendai, sitio que hoy está destruido y devastado. Para Del Piero este gesto es mínimo a comparación de un grato pasado que le ofrecieron.

Lee también   Chiapas contrata a ex Juventus