Dembelé podrá jugar el Clásico luego de que este haya sido aplazado 

Foto vía Twitter.

El Comité de Apelación de la Federación Española de Fútbol (RFEF) desestimó el recurso del Barcelona contra la sanción de dos partidos impuesta al delantero francés Ousmane Dembelé, que podrá jugar el Clásico tras su aplazamiento.

Apelación explicó que no puede estimar el recurso del Barça, que también pedía anular el partido impuesto al uruguayo Ronald Araujo, porque el vídeo aportado como prueba «no contiene imágenes que permitan afirmar que hay una discrepancia absoluta (error material manifiesto) entre lo dicho en el acta arbitral y lo recogido en la videograbación».

También recordó que su función «no es la de reinterpretar la prueba ni tampoco la de decidir si el árbitro actuó o no correctamente, sino la de concluir si, a la luz de la información y prueba disponible, el árbitro ha cometido un error material manifiesto al consignar en el acta los comportamientos que luego dan lugar a la imposición de las oportunas sanciones (artículo 111. 2 y 3 del Código Disciplinario de la RFEF)».

El Comité de Competición, reunido ayer, resolvió a favor del aplazamiento del encuentro y pidió a los dos clubes que acuerden una fecha como muy tarde a las 10.00 horas del próximo lunes día 21, tras lo que tanto Real Madrid como Barcelona se han mostrado a favor de jugar el día 18

Aunque los dos clubes eran partidarios de jugar en la fecha y en el orden previsto, la RFEF también planteó un aplazamiento del encuentro y apuntó la fecha del miércoles 18 de diciembre.

Dembelé y Araujo fueron sancionados con dos y un partido, respectivamente, el pasado 9 de octubre por el Comité de Competición tras la expulsión de ambos (m.87) con roja directa en el encuentro ante el Sevilla (4-0), jugado tres días antes en el Camp Nou.

Lee también   Neymar y Barça al libro Guiness 2015

El acta arbitral reflejó que el francés fue expulsado por decirle al árbitro valenciano Antonio Mateu Lahoz «Muy malo, eres muy malo», mientras gesticulaba con sus brazos a escasa distancia de éste y Araujo por «derribar a un adversario impidiendo con ello una ocasión manifiesta de gol».