El seleccionador de Francia, Didier Deschamps, tildó hoy de «gran error» el plante del centrocampista del París Saint Germain (PSG) Adrien Rabiot, quien, despechado por no estar en la lista principal, se negó a figurar en la de suplentes del Mundial en Rusia.

«Ha cometido un gran error tomando esa posición. En la elite, hay que ser profesional en todas las circunstancias. Tomo nota de lo que ha dicho», manifestó en rueda de prensa.

En una carta a la Federación Francesa de Fútbol (FFF) cuyo contenido fue avanzado hoy por «L’Équipe», Rabiot, de 23 años, anunció que no desea estar en el grupo al que el seleccionador Didier Deschamps podría recurrir en caso de necesidad si fallara alguno de los 23 que escogió la semana pasada.

«Le he llamado, le mandado un mensaje para confirmar si esa carta era suya. No me ha respondido, pero mi responsable administrativo me lo ha confirmado y yo he avisado a mi presidente», Noël Le Graët (presidente de la Federación Francesa de Fútbol).

«Me ha sorprendido, claro que sí», la renuncia del medio del PSG, abundó el seleccionador, quien dijo que «puede comprender la inmensa decepción» de no estar en la lista de 23, pero no el hecho de que se borrase él mismo de las opciones de la selección.

El técnico aseveró que espera que esta desafortunada decisión le haga «madurar» y dio a entender que la decisión de Rabiot fue precipitada, pues -recordó- se trata de «un jugador de 23 años con pocas presencias internacionales».

En un comunicado, Le Graët, responsable de la FFF, aseveró que la «decepción» de Rabiot no le permite darse el lujo de «abandonar» el barco y «no ponerse al servicio de Francia».

Lee también   La molestia de Jeremy Ménez por no ver minutos

«Integrar la selección de Francia, estar entre los 30 mejores jugadores franceses, es una suerte y un privilegio en la carrera de un jugador. Adrien ha tomado una mala decisión. Se perjudica a él mismo», lamentó Le Graët, quien no anunció sanciones contra el futbolista parisino.

El joven medio -campeón de los cuatro título en juego en Francia este año al servicio del PSG- fue una baja inesperada por muchos en la lista principal de 23 integrantes difundida el pasado jueves, pues había sido un fijo en las convocatorias del seleccionador en la fase de clasificación al Mundial de Rusia.

Deschamps, sin embargo, optó por el sevillista Steven Nzonzi para reforzar el centro del campo.

La polémica salpicó también las esferas políticas y el propio Gobierno francés censuró al futbolista porque cuando «uno recibe el honor de ser llamado a la selección, no puede rechazarlo».