La elección del Mundial de Catar fue por demás extraña; partiendo del hecho que se realizó justo antes de que se desplegara todo el movimiento que destapó las entramadas redes de corrupción dentro de la Federación Internacional del Fútbol Asociado (FIFA), bajo el mandato del ex presidente del organismo, el suizo Joseph Blatter. Ahora, y luego que la polvareda ya bajó, el organismo que rige el fútbol a nivel mundial, desde su Comisión de Ética, elaboró un informe netamente dirigido al cómo se designaron las competicines de 2018, en Rusia y 2022 en Catar, pero que decidió no hacer público.

El diario deportivo alemán, Bild, informó este martes que pudo tener acceso al informe que cuenta con unas 430 páginas donde se detallan, entre otras cosas, los viajes en aviones privados y las trasferencias multimillonarias entre banco internacionales hacia cuentas de electores directos para la sede de la competición global. El documento cuenta que tres miembros ejecutivos con derecho a voto volaron en un avión privado de la federación de fútbol catarí a una fiesta en Río de Janeiro con todos los gastos pagados antes de la votación en la que Catar fue elegida para organizar el Mundial de Catar.

El informe recoge también cómo dos millones de dólares de origen desconocido llegaron a la cuenta de ahorro de la hija de diez años de un funcionario de la FIFA, o cómo la más estrecha colaboradora del entonces presidente del organismo, Joseph Blatter, hizo campaña abiertamente en Catar para que se concediera un contrato a la constructora de su marido.

Lee también   Deschamps seguirá al frente de las selección francesa al menos hasta Catar

Según el Bild, en la historia de la concesión del Mundial de Catar tiene un papel clave la Aspire Academy, el centro deportivo más grande del mundo y que presuntamente participó en la captación de dirigentes con derecho a voto.