La Conmebol evalúa firmemente llevar la final de vuelta de la Copa Libertadores fuera de Argentina, y el país que pica en punta es Qatar. La ciudad de Doha suma puntos para recibir un River-Boca que se ha demorado demasiado por culpa de la violencia y la inoperancia policial.

Ante la decisión de Conmebol de sacar la final de suelo argentino por considerar que no se ofrecen las garantías de seguridad, y desestimando otras alternativas en el continente americano, donde Asunción del Paraguay (a puerta cerrada) sería la más seria de este lado del mundo, desde el medio oriente aparece una opción que cada vez toma más fuerza y credibilidad.

La ciudad de Doha en Qatar surge como fuerte opción para jugar el segundo partido final con público de ambos equipos. El organizador del Mundial 2022 sería una alternativa considerable para el ente sudamericano, porque el encuentro generaría una alta expectación en una zona en la que se intenta incentivar la cercanía con el fútbol. También porque, en materia de seguridad, sería muy complejo para que los hinchas más violentos de ambos clubes puedan desplazarse hasta tierra qatarí. En ese caso, se disputaría el 8 de diciembre.

Doha también pagaría mucho dinero por este partido definitorio y ese apartado parece pesar mucho en los intereses de Conmebol. La cifra que pagarían los qataríes sería muy superior al resto de posibles sedes. Desde la prensa argentina señalan que dirigentes de Conmebol ya se habrían puesto en contacto con los jeques qataríes para que esto ocurra. Recordando que Qatar será una de las selecciones invitadas a participar en la Copa América de Brasil 2019.

Lee también   SAN 1-0 EST | Guerrero resultadista
Khalifa International Stadium. Doha, Qatar.

Para Qatar, tener una final con equipos de la relevancia continental y global de River y Boca, sería una gran vidriera para el país que organizará el próximo mundial de fútbol de la FIFA, y así se lo hicieron saber a la Conmebol.

Otra de las cuestiones que une al país árabe con la Conmebol es el sponsor «Qatar Airways». Que también auspicia a Boca; equipo que se sigue negando a jugar la final de vuelta y recurriría al TAS de ser necesario, mientras River espera jugar en su casa, o terminar con resignación compitiendo en tierras árabes.

La Conmebol se hará cargo de los traslados y gastos de alojamiento de hasta 40 personas de la delegación de cada club. La cercanía con Abu Dhabi, sede del Mundial de Clubes que disputará Chivas de Guadalajara, y que está a 550 kilómetros, es otro motivo que la hace apetecible. El campeón sudamericano deberá estar en los Emiratos Arabes Unidos el 11 de diciembre, una semana antes de disputar la semifinal de ese torneo.

Mientras se espera el fallo del comité disciplinario de Conmebol para saber si se juega o no, dónde se jugaría y en que condiciones, el Khalifa International Stadium de Doha aguarda un duelo que se mantiene en suspenso.