Queridos aficionados…

 

¿Se acuerdan cuando habían grandes futbolistas por todos lados? No se confundan, me refiero a grandes de verdad. El Madrid tenía la categoría, elegancia y serenidad de un líder, capitán y auténtico caballero como Fernando Hierro; hoy tiene la violencia y fuerza bruta de Sergio Ramos y Pepe… jugadorazos, sí, brutos también. Ahora bien, vamos al poderoso AC Milan, ese gigante europeo ganador de siete orejonas. Me es inconcebible que después de haber tenido a Franco Baresi, Paolo Maldini y Alessandro Nesta, hoy tengan a Mexés. ¿Qué les parece la selección alemana? Creo que es el combinado con más talento en la historia su país, pero de igual manera, el que tiene menos hue… ¿o son suposiciones mías? Ahora vamos con Brasil, que lo único en lo que ha mejorado, son sus centrales. Hoy tenemos a Fred, por favor, lean bien, ¡FRED! ¿Qué pasó con Ronaldo? Antes teníamos a Ronaldinho, hoy a Neymar.

Actualmente, el problema de los aficionados a Cristiano Ronaldo, es que de verdad creen que es el mejor del mundo, no es lo mismo ser el balón de oro, o jugador del año, que ser el mejor jugador del mundo. El problema de los seguidores de Lionel Messi, es que en verdad creen que es el mejor de la historia. Ganar tres Champions es genial, ganar tres mundiales es incomparable. Me da tristeza que ofendan de esa manera a jugadores como Maradona, el mismo Pelé, Ronaldo (el verdadero), Johan Cruyff, Zinedine Zidane que lo ganó todo, Alfredo Di Stéfano; y para colmo, estos jugadores se enfrentaron a defensas de la talla de algunos ya mencionados, agregando nombres como Franz Beckenbauer. Hoy la gente se emociona porque CR7 baila a Piqué o porque Messi le ve la cara a Pepe cada que se cruzan en la cancha. Quiero pensar que no vieron a Ronaldo «El fenómeno» pararse mientras Maldini, Nesta o Cannavaro lo agarraban a patadas, y qué decir de Maradona cayendo y levantándose, huyendo del antes mencionado, Franco Baresi.

Lee también   Roberto Carlos: "Yo creo que ahora es el momento de que Zidane descanse"

Me siento eternamente agradecido con la vida, por haber tenido la oportunidad de ver jugar a Gabriel Batistuta, a Romario, Del Piero, Thierry Henry… Hoy las personas se emocionan y dicen que Pep Guardiola es el mejor director técnico de la historia. No dudo que uno de los mejores, pues su mérito con uno de los mejores conjuntos que se hayan armado es muy grande, aunque no soy culé, guardaré un muy buen recuerdo del fútbol que practicaba el Barça de Pep y compañía. Pero vamos a detenernos un momento… tal vez esas personas no sepan que el ‘bigotón’ del Bosque ganó dos UEFA Champions League, una Copa del Mundo y una Copa de Europa. Tal vez no conozcan a un señor llamado Bob Paisley, que llegó a cuatro finales de Champions en fila, para ganar tres de ellas, con un equipo llamado Liverpool que es el tercer gigante europeo. Si me preguntan por Sir Alex Ferguson, también lo considero uno de los mejores.

Creo que me desvié un poco, lo que quiero transmitirle a quien llegue a leer esta nota, es que el fútbol actual carece de ídolos, esos jugadores que hacen llorar al aficionado de la emoción. El Real Madrid quiere dejar ir al último caballero que le queda, el gran capitán Iker, al Barcelona ya se le retira el último defensa central que no es de mentiras, Carles Puyol; claro, ahí tienen al joven Bartra, que aún es una promesa. Y especialmente cuando Gerrard se retire en el Liverpool, Totti en la Roma y Buffon en la Juventus, creo que voy a llorar.