Wayne Thore en la fila inferior, el cuarto de derecha a izquierda

Más que un gol, un campeonato o un sentido de pertenencia, el futbol llega a tener un impacto mayor en las vidas de muchas personas. Y en el proceso de demostrarlo, nos sorprende.

Wayne Thorne, de 33 años, era el entrenador del Larkhall Athletic, club perteneciente a la novena división inglesa. Desafortunadamente, Thorne sufrió un terrible accidente automovilístico que lo dejó al borde la muerte: 16 costillas rotas, pulmón perforado, esternón destrozado, cadera y pelvis dislocadas y fracturadas, rodilla fisurada y, el peor daño de todos, una arteria en el corazón rota.

Tras múltiples operaciones, una a corazón abierto cabe señalar, Thorne entró en coma. Con la incertidumbre sobre su futuro en su máxima expresión, el futbol apareció para ayudar. En la primera semana de recuperación, su hermano apareció un día para contarle a Thorne las incidencias y el resultado del último partido del Larkhall Athletic. Increíblemente, Thorne despertó.

“El primer Sábado (desde que entró en coma), Larkhall jugó y su hermano y yo le contamos acerca del resultado. Abrió sus ojos”, señaló la esposa de Wayne.

“Sé de estudios que han demostrado como las personas en estado de coma pueden escucharte. Su hermano y yo creímos firmemente en que él podía hacerlo. Fue increíble ver eso (despertar), porque él ama el futbol y siempre ha sido muy dedicado con el Larkhall Athletic”, añadió en una entrevista al periódico local inglés Bath Chronicle.

Ya despierto, Thorne agradeció personalmente todo el apoyo de sus amigos y familiares, a través del mismo periódico, por el apoyo y la vigilancia durante los últimos días. Asimismo, el exentrenador finalizó pidiéndole a todos los aficionados del Larkhall que fueran en buen número a apoyar el siguiente partido del equipo, uno muy importante pues disputan la primera ronda de la FA Cup ante el Tiverton.

Lee también   Di María ganó el premio a jugador argentino más destacado

¡Respeto, Señor!