Luego de que José Manuel Pinto, portero de Barcelona, le cortara una jugada de gol a Roberto Soldado con una mano fuera del área sin que se haya marcado falta y mucho menos expulsión, el jugador de Valencia considera que el árbitro José Luis González simplemente no quiso pitar la infracción al carecer de valor para hacer justicia.

Asimismo, Soldado cree que críticas de Sandro Rosell hacia el arbitraje influyeron para que este día se favoreciera a Barcelona en Mestalla al no expulsar a Pinto.

Lee también   Enemigos públicos