El Barcelona le ganó con lo justo a un disminuido Dinamo de Kiev

A un deslucido Barcelona no le sobró nada y le ganó con lo justo al Dinamo de Kiev, un minúsculo 1-0 gracias a Gerard Piqué, que lo siguen dejando con más dudas y preocupaciones que certezas.

Barcelona
Foto de YouTube

El cuadro culé careció de goles. Tuvo un comienzo asfixiante y en el que no dejó jugar en lo absoluto a su rival. Lo arrinconó contra su área y su arco, teniendo en Luuk de Jong a su arma de más peligro, pero con la pólvora mojada fallando tres ocasiones claras de anotar.

Tuvieron que pasar 36 minutos para se escuchara el primer grito de gol en Champions para el azulgrana y lo hizo Piqué, sí, el central, quien también anotó el primero del equipo en LaLiga, al arrojarse con los pies por delante para impactar un centro de Alba.

Después del tanto no variaron las cosas. Los locales mantenían el dominio y la superioridad ante un rival que nunca se supo a qué fue a jugar a Cataluña, que no sacó ni un tiro al arco, pero que estaba respondiendo bien en defensa.

A los de Koeman se les hizo complicado volver a anotar. Tanto en la recta final del primer tiempo como en el transcurrir del segundo, donde los ucranianos se animaron un poco más, pero sin mucho peligro.

Sin mostrar un juego lúcido o de observar, el Barcelona logró el objetivo y sacó los tres puntos en su casa, los primeros en el Grupo ‘E’, para ubicarse uno por debajo del Benfica y a tres del Bayern. Por ahora, en zona de Europa League.

Lee también   Brasil 2014: Lo que necesitas saber de la final