El apasionante duelo entre Barcelona y Real Madrid está en incertidumbre. Y es que debido a la tensa situación en la que se encuentra Cataluña por situaciones políticas, donde hace vida el club culé, la Liga española solicitó al Comité de Competición de la Real Federación Española de Futbol (RFEF) que para el próximo Clásico, programado para el sábado 26 de octubre, se inviertan las sedes y por lo tanto, se juegue en Madrid.

Barcelona – Real Madrid. Foto vía Twitter.

“Por causas de fuerza mayor”, indicó la solicitud que busca que el partido se desarrolle en el Santiago Bernabéu en vez del Camp Nou por la décima jornada del torneo que por los momentos tenía lugar y horario definido. Asimismo la Comisión Antiviolencia calificó el encuentro “de alto riesgo” debido a las protestas de hace tres días en las calles de ciudades catalanas como consecuencia de la sentencia del proceso soberanista de la entidad.

Según dieron a conocer medios españoles, los azulgranas no estarían de acuerdo con esta decisión mientras que los capitalinos buscarán una reprogramación de la fecha. El Comité de Competición deberá evaluar la medida y tomar en cuenta la postura de ambos clubes antes de dictaminar, que de realizarse, la vuelta quedaría pautada para el primero de marzo en el estadio catalán.

 

Lee también   Madridistas agarran a patadas el auto de Bale