Aunque pareciera poder tener un lugar en el esquema de Zinedine Zidane, Gareth Bale no está en los planes de su técnico. Al menos eso es lo que aseguran los medios y lo reflejado en las oportunidades que recibió el galés en la recta final de la pasada temporada.

Bale entrena con el Real Madrid en pretemporada. Foto vía Twitter.

‘El Expreso de Gales’ tiene un dilema y es que, en plena pretemporada del Real Madrid, su futuro es incierto.

El deseo de Bale siempre ha sido triunfar en Madrid. En cuánto a títulos, nada que reprocharle: ha sido parte de las últimas cuatro Ligas de Campeones obtenidas por el equipo blanco. Además, suma una Liga, una Copa del Rey, una Supercopa de España, tres Supercopas de Europa y cuatro Mundiales de Clubes.

Pero en lo individual, el británico ha tenido más bajos que altos en su paso por el Real Madrid.

En la temporada 2018-2019, Bale tuvo su segunda peor cuenta goleadora desde que llegó a Valdebebas. Marcó ocho goles en 29 partidos de La Liga, su segunda cantidad más alta de juegos disputados en el torneo español desde la 2014-2015. En Champions, anotó tres tantos en siete juegos.

Según reportes, el extremo cree que cuenta con el apoyo del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, a diferencia del entrenador.

Tottenham, posible destino

De no continuar en la casa blanca, el Tottenham sería el más interesado en fichar a Gareth Bale. El galés ya jugó para los ‘spurs’ de 2007 a 2014 y es muy querido por la afición.

El equipo inglés está dispuesto a pagar entre 56 y 67 millones de dólares, lejos de la aspiración madridista, 90 millones.

Lee también   La Volpe fuera de Banfield

Además, el Tottenham no podría hacerse cargo del sueldo de Bale, ubicada en 19 millones netos. Estaría dispuesto a pagar la mitad, por lo que el galés tendría dos opciones: rebajarse el sueldo o exigirle al Madrid que pague el resto de su contrato, 28 millones por tres años.

El agente de Bale, Jonathan Barnett, admitió que la relación entre su representado y el presidente del Real Madrid es buena, pero nunca ha respondido cómo es el vínculo con Zidane.

Barnett ha insistido en que no maneja ofertas por Gareth Bale, quien también tiene como pretendiente al Shangái Shenhua de China.

El galés podría armar un tridente de ataque con Karim Benzema y el recién fichado Eden Hazard, pero las lesiones de Bale y su irregularidad cuando está disponible hacen dudar a Zidane y la afición blanca.

Su dilema es tener un futuro incierto. Con 30 años, quizás el galés ya dio sus mejores temporadas y ya no tenga cabida en un equipo como el Real Madrid.