El héroe nacional de Azerbayán jugó y dirigió al fútbol

Una nueva guerra ha estallado en el mundo, en medio de la pandemia. Los enfrentamientos armados en la frontera entre Azerbaiján y Armenia han vuelto poner en el foco el conflicto más antiguo del espacio postsoviético, en estado latente desde la firma de una tregua hace más de 25 años.

Se da por el territorio montañoso de Nagorno Karabaj, que pasó a formar parte de Azerbaiján en 1921 por decisión del Buró Caucasiano del Partido Comunista de Rusia. Antes el enclave formaba parte de una de las provincias del Imperio ruso, donde, a principios del siglo XX, hubo sangrientos enfrentamientos entre los habitantes armenios y azerbaiyanos del territorio por motivos religiosos.

De Karabaj, viene el nombre de el cuadro Qarabag, que lo hemos visto en alguna fase previa de Europa League o Champions. Es un equipo errante, por la situación de la ciudad y el país.

Es difícil hablar de Qarabag FK sin mencionar su valiente y trágica historia. El club fue fundado en Aghdam, una ciudad de rica historia en la región de Nagorno-Karabaj, y jugó en el campeonato de Azerbaiyán en la era soviética. Después de que la URSS dejó de existir, ganó el título en 1993, pero al mismo tiempo estalló un gran conflicto étnico en la región.

Las fuerzas armenias capturaron la ciudad de Aghdam de donde es el equipo. Destruyeron la mayor parte, incluido el estadio Imarat , y cometieron crímenes de guerra. La población local de Azerbaiyán tuvo que huir a otras partes del país, dejando a Aghdam como la ciudad fantasma más grande del mundo. Hoy permanece vacía.

Bagirov, con saco negro en su rol de DT

 

El héroe de pantalones cortos

 

Allahverdi Bagirov fue un futbolista y un héroe. No es el tipo de heroísmo exagerado que se celebra en los medios modernos cuando un futbolista marca un gol. El ex entrenador de Qarabag fue un verdadero héroe de guerra.

Durante la “Golden Wheat Cup”, fue capitán de los “Jinetes” contra un equipo de Jabrail en 1970. Como jugador, solo marcó un gol.

Lee también   Tres jugadores de Nicaragua expulsados por contratar prostitutas

En 1976, Bagirov se convirtió en el entrenador en jefe del club. Ganó varios partidos y torneos pequeños, pero a Bagirov le esperaban estrategias en otros escenarios.

La ex leyenda del fútbol azerbaiyano Mushfig Huseynov recuerda: “Fue mi primer entrenador de fútbol. Allahverdi Bagirov nos enseñó a ser amables y honestos. Fue un gran modelo a seguir para muchos futbolistas ”.

Cuando estalló la guerra de Nagorno-Karabaj, Bagirov creó su propio batallón. También salvó a 1003 refugiados y prisioneros de guerra durante la masacre de Khojaly, el 26 de febrero de 1988.

La masacre la cometieron las fuerzas armadas armenias, con ayuda del Regimiento de fusileros motorizados 366 del ejército ruso, actuando aparentemente sin órdenes de su comando. Las bajas informadas por las autoridades azeríes contabilizaron 613 civiles muertos, incluyendo 108 mujeres y 83 niños.

Según Human Rights Watch la tragedia ocurrió cuando “una gran columna de residentes, acompañada de una docena de combatientes en retirada, abandonó la ciudad al caer las fuerzas armenias. Al acercarse a la frontera con Azerbaiyán, se encontraron con un puesto militar de Armenia que les disparó cruelmente”.

La vida de Bagirov fue tomada por una mina antitanque el 12 de junio de 1992. Fue nombrado póstumamente Héroe Nacional de Azerbaiyán. Al enterarse de su muerte, un comandante armenio se puso en contacto por radio con los soldados azerbaiyanos, les pidió que confirmaran la noticia y les preguntó: «¿Cómo no pudieron salvar a un hombre así?».

Según el exfutbolista Dmitri Khudadatov: “Cuando nos enteramos de su muerte, no pudimos contener las lágrimas. Durante uno de los juegos, hicimos un homenaje silencioso a Allahverdi Bagirov y un misil Grad golpeó una tribuna del estadio… pero ninguno de los futbolistas se movió. Cada uno permaneció inmóvil en su lugar”.

Hoy es recordado por muchas aficiones azeríes, en especial Qarabag. Un héroe que quitó pero salvó vidas. Y es importante para todo un país. Ese señor, jugó al fútbol.

Con información de Footballgrad

Lugar donde falleció Begirov a causa de una mina