El Liverpool F.C. denunció a su propio jugador, Mohamed Salah, ante la policía del condado de Merseyside por estar utilizando el teléfono celular mientras conducía su automóvil el pasado domingo.

Las imágenes fueron captadas y publicadas en la redes sociales por un aficionado que en primera instancia le pedía al egipcio un autógrafo mientras este se encontraba utilizando su teléfono cuando estaba en cu carro en una pequeña tranca.

Motivado a ello, el conjunto de Anfield, luego de ver el video, procedió a enviar el audiovisual a la policía local para solventar el hecho, destacando que previo al envío se habló con el jugador, informando además que el tema se tratará internamente y que ni el club ni el jugador emitirán más comentarios sobre este hecho.

La respuestas del cuerpo de seguridad fue de agradecimiento por el envío de estas imágenes. «Hemos tenido conocimiento de un vídeo en el que, supuestamente, se muestra a un futbolista usando el teléfono móvil mientras conduce. Esto se ha trasladado al departamento correspondiente. Gracias por informarnos», dijo la policía.

Según la leyes británicas, esta infracción se sanciona con perdida de puntos en el carnet de conducir y una multa de hasta 1.000 libras.

Lee también   "Si yo fuera Salah, no me iría del Liverpool"