Por la fecha 11 de la Premier League, el Manchester United consiguió un resultado de oro al remontar en su visita al AFC Bournemouth y ganar el partido por 1-2 en el Vitality Stadium este sábado.

Lo que históricamente parecía un duelo fácil para los Red Devils cobró mucha importancia por la posición que ubica el AFCB en este inicio de temporada, estando en el sexto lugar por encima del Manchester. Entendiendo ese contexto, el equipo de José Mourinho necesitaba ganar para no perder pisada en su deseo de meterse a la parte alta.

El Bournemouth fue un digno equipo en el campo de juego y dio mucha pelea, marcando el primer gol de la tarde cuando apenas se jugaban 11 minutos del primer encuentro de la jornada en Inglaterra. Callum Wilson fue el autor del tanto que puso todo más difícil para la visita.

En el mismo primer tiempo pudo igualar las acciones el francés Anthony Martial, pero ese 1-1 se mantuvo el resto del compromiso y las urgencias llegaron al Vitality.

Mourinho tuvo que hacer una serie de cambios en la segunda etapa y uno de ellos le dio resultado. Fue Marcus Rashford, quien en el minuto 90′ le regaló la gran alegría a su equipo y anotó el decisivo gol del 1-2 gracias a una gran pelota servida por Paul Pogba.

Con esos tres puntos el United alcanzó los 20 en la presente temporada y se instaló entre los primeros ocho equipos de la tabla. Los puestos de Europa están a solo uno o cuatro unidades de distancia, por lo que el club parece tomar un respiro y meterse en la pelea.

Lee también   Chelsea empata con Southampton

El Bournemouth, que sigue mejor posicionado que los Diablos Rojos pese a la derrota, jugarán la próxima jornada contra el Newcastle. Por su parte, el United intentará prolongar su racha de victorias cuando se mida al Manchester City en el derby de la siguiente fecha.