Wolfgang Niersbach, presidente de la Federación Alemana de Futbol, negó este día que Alemania haya comprado votos para que se le otorgara la realización del Mundial del 2006; El día viernes el semanario Der Spiegel señaló la existencia de una «caja negra».

Ante estas informaciones, Niersbach fue rotundo:

«La Copa del Mundo de 2006 fue un sueño de verano y sigue siendo un sueño de verano. El sueño de verano no está destrozado porque aquí repito: no hubo ‘caja B’, no hubo compra de votos», afirmó el presidente de la DFB durante una visita al nuevo Museo Alemán del Fútbol de Dortmund.

Sin embargo, el propio Wolfgang aclaró que la transferencia de 6.7 millones de euros de la Federación Alemana a la FIFA sigue siendo «un punto abierto y para nosotros también sería deseable que se aclarase lo antes posible».

Por otra parte, Karl-Heinz Rummenigge, presidente del Bayern Munich, ha defendido a sus colegas implicados:

«Ambos han asegurado de forma creíble y seria que las informaciones no son ciertas. En ese sentido no hay para mí otra opción que creerles», aseguró Rummenigge y los calificó (a Beckenbauer y Niersbach) como «hombres de honor».

De acuerdo a «Der Spiegel», el  comité alemán  contaba con una «caja B» para hacerse con la organización del mundial de 2006, y con ella sobornó supuestamente a cuatro representantes asiáticos del comité ejecutivo de la FIFA.

11187582w

Lee también   La madre de todas las batallas, la del árbitro