El partido de fútbol que desató la oleada de contagios en Italia

El Valencia viajó a Milán para el duelo de Champions

El duelo entre Atalanta y Valencia por la ida de octavos de final de la Champions League, que se saldó con victoria para los italianos por 4-1, pudo haber sido una “bomba biológica” para la expansión del coronavirus en Italia, de acuerdo a Fabiano Di Marco, jefe de neumonía de la ciudad de Bérgamo.

La teoría de Di Marco se base en la propagación descontrolada del COVID-19 en Bérgamo tras aquel duelo. Más de 40.000 hinchas del Atalanta y 2.500 seguidores del Valencia coincidieron en el Estadio San Siro la noche del 19 de febrero.

Los aficionados del conjunto ‘Che’ accedieron a Milán sin ningún tipo de restricción y evaluación médica previa al ingreso.

Ante esta omisión de prevención sanitaria, los casos de contagiados en Bérgamo fueron en aumento. En la actualidad, los hospitales están colapsados y se han registrado numerosas muertes.

Días después ambos clubes confirmaron jugadores contagiados en sus plantillas, como Ezequiel Garay, Gayá, Mangala, Duvan Zapata o Luis Muriel. El equipo español confirmó además que el 35% de la plantilla estaba contagiada. Incluso el periodista del Chiringuito Kike Mateu también dio positivo para el virus, días después de realizar la cobertura del choque en suelo italiano.

Lee también   Bertrand, el improvisado campeón de Europa

Italia ha sido el país más azotado por la pandemia con un total de 6.077 fallecidos, según cifras suministradas por el Sistema Central de Ciencia de la Universidad Johns Hopkins de EEUU (arcgis.com), superando a China (3160) epicentro del brote y España (2696), la segunda nación europea más afectada.