Iván Savvidis, presidente del PAOK griego, quien había entrado al encuentro contra el AEK de atenas portando una pistola porque anularon un gol a su equipo, pidió disculpas este martes.

“Quiero disculparme con todo el mundo del fútbol, en especial con los aficionados del PAOK y del AEK por lo que sucedió. Está muy claro que yo no tenía el derecho a entrar al terreno de juegos de esa manera y con una pistola. Actualmente se vive una negativa generalizada en el fútbol griego, por eso mi reacción al final de aquel encuentro”, declaró en una carta abierta para los aficionados.

Para Savvidis, la anulación del gol fue muy injusta y que su acción vino porque esa decisión arbitral podría haber generado una reacción incontrolable para las aficiones de ambos equipos. Sin embargo, el directivo afirmó que no amenazó a nadie y que no es un dirigente corrupto.

“Siempre voy a luchar por la justicia en los partidos, para que hayan árbitros honorables y para que todos los títulos se ganen en el terreno de juego y no en los tribunales. De nuevo pido perdón”, concluyó Savvidis.

Lee también   Cesan a Michel como técnico del Olympiakos