El racismo y las bengalas se hicieron presentes en el accidentado duelo Rumanía-Suecia

Daniele Orsato se vio obligado a detener el partido

Un nuevo acto de racismo causa polémica durante un partido de futbol, esta vez durante el duelo entre Rumanía y Suecia por el clasificatorio a la Eurocopa 2020, disputado en el Arena Nacional de Bucarest.

Parte de la afición local dedicó insultos racistas al futbolista sueco Alexander Isak, que ingresó al duelo en el minuto 78 en sustitución de Marcus Berg. La voz interna del estadio pidió al público que cesara en sus ofensas, mientras el principal Daniele Orsato decidió paralizar el partido.

Minutos antes, Orsato detuvo las acciones debido a la presencia de bengalas y material pirotécnico, lo cual atentaba con el desarrollo normal del juego.

Finalmente, los improperios cesaron y el encuentro culminó con victoria del combinado sueco por dos goles a cero, que consiguió su clasificación a la EURO junto al combinado español, ambos integrantes del  Grupo F.

Lee también   10 razones por las que el arbitraje está en crisis